EL PAPEL DEL REVISOR INTERNO — PARTE 3