¿Para quién es en realidad la traducción?