El proveedor idóneo de servicios lingüísticos 1. ¿Quién es el usuario final?