Mejor práctica: conversión del formato en los servicios de traducción Parte I