¿Preferencia, error o capricho?