Buenas prácticas: dar feedback sobre las traducciones