La mejor costumbre: Gestionar el ciclo de traducción